FANDOM


"¡Oh no! ¡Rompí mis vagones de la suerte! ¡No iré a ningún lado sin mis vagones de la suerte!"
— Henry

El Día de Suerte de Henry es el octavo episodio de la undécima temporada.

TramaEditar

Están viniendo las vacaciones de invierno y las locomotoras tenían un arduo momento despejando las vías, excepto Henry porque ninguna de sus vías estaban bloqueadas. Cuando Henry llegó a los cobertizos, nadie más que Thomas estaba en el cobertizo y le dijo a Henry que él era la única locomotora que hizo todas sus entregas a tiempo y atribuyó la buena suerte de Henry a sus vagones de la suerte. Todos las locomotoras estaban dormidas, excepto Henry, que estaba feliz de que siempre llegaría a tiempo.

Cuando Henry llegó al depósito a buscar sus furgones de la suerte, descubrió que no estaban ahí. Thomas le dijo a Henry que Edward se los llevó para entregar carbón a los valles. Sir Topham Hatt llegó y eligió a Henry para entregar algunos regalos del aeropuerto. Pero Henry fue a buscar a Edward para que le regresara sus vagones de la suerte, pero le costó mucho subir una colina y los rieles estaban congelados, lo que lo hizo retroceder hasta el fondo. Henry pronto se encontró con una avalancha y dijo que si tuviera sus vagones, eso no habría sucedido. Henry pronto vio a James y Molly con Rocky levantando algunas tuberías que bloqueaban la línea de Henry. La línea se despejó pero pronto hubo más retrasos cuando Thomas estaba en la vía de Henry porque estaba despejando la línea.

Henry pensó que nunca volvería a ver sus vagones de la suerte, pero finalmente encontró los vagones de la suerte en el bosque en donde estaba Edward, pero fue demasiado rápido, por lo que no pudo detenerse a tiempo y se estrella contra los furgones. Henry se negó a irse sin sus vagones de la suerte, pero Edward le dijo que estaban rotos y si Henry no recogía el tren de los regalos, los niños no tendrían nada que abrir por la mañana. Henry se da cuenta de que no hay forma de hacer su entrega a tiempo sino de seguir su camino sin ellos. Afortunadamente, Henry fue capaz de llegar a la cima de la colina a pesar de los raíles congelados y llegó al aeropuerto y partió a hacer sus entregas. Después de hacer sus entregas a tiempo sin sus vagones de la suerte, Henry se da cuenta de que sus vagones no le dieron suerte después de todo, pero sigue siendo la locomotora más afortunada cuando ve a los niños sonriendo.

PersonajesEditar

UbicacionesEditar

Curiosidades Editar

  • Por orden de producción, este es el décimo cuarto episodio de la undécima temporada.
  • El papel de Molly no apareció en el primer borrador del guión, según SiF.
  • En una imagen rara, en la escena de Henry y sus furgones rotos, Henry está feliz.

Errores Editar

  • Cuando Thomas y Henry están en el cobertizo de Tidmouth, la cara de Henry está ligeramente descentrada.
  • Cuando Henry descubre que sus vagones de la suerte están perdidos, el patio está vacío, pero en la siguiente escena, Thomas está allí.
  • Se ve a Alice con el resto de los niños en la plataforma en Maithwaite, pero está ausente en el primer plano.
  • Las ruedas de Henry se deslizan brevemente cuando la avalancha cae sobre su línea.